miércoles, enero 01, 2014

EL LIBRO DE FIRMAS

Cuando nos planteamos nuestra boda, de una cosa estuvimos completamente de acuerdo mi pareja y yo; de que queríamos que fuera muy personal, que se notara nuestro "sello" y eso se conseguía, entre otras cosas, personalizando muchos de sus detalles.

En una entrada anterior os mostré las tarjetas de invitación y, en esta ocasión, lo hago con el libro de firmas. Para que fuera todo más homogéneo, mantuve como únicos colores el blanco y negro y los personajes que ya aparecían en las tarjetas, usando rotuladores Posca, tinta china y lápiz difuminado para el sombreado Y, en la parte posterior, preferí que hubieran fotos de nosotros en diferentes momentos de nuestra vida.

El interior ya fue cosa de la imaginación de  los invitados!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada